Prácticas educativas inclusivas en el sistema escolar

Prácticas educativas inclusivas en el sistema escolar.

“Es preciso, sobre todo, y aquí vaya uno de esos saberes indispensables, que quien se está formando, desde el principio mismo de su experiencia formadora, al asumirse también como sujeto de la producción del saber; se convenza definitivamente de que enseñar no es transferir conocimiento, sino crear las posibilidades de su producción o de su construcción”.

Paulo Freire.

En Chile las prácticas educativas inclusivas en el sistema escolar se han reflejado en los decretos 83 y 67. Sigue leyendo para aprender en qué consiste y cuáles son las prácticas pedagógicas.

En el momento que la /el profesor(a) elabora una clase, está pensando en generar aprendizaje para todos sus estudiantes. Para ello es necesario pensar en una propuesta didáctica que contemple un trabajo individual para cada uno de los niños y niñas del curso, sin embargo, para lograr un aprendizaje significativo no se puede dejar fuera el contexto social y cultural. Estas dos condiciones (individual y colectivo) se produce a través de un proceso de interiorización en el que cada estudiante concilia los nuevos conocimientos a sus estructuras cognitivas previas.

Construcción del conocimiento

La construcción del conocimiento tiene pues dos vertientes: una vertiente personal y otra social. Es sabido entonces que para producir aprendizaje en una persona, y en especial en las niñas y niños, es necesario considerar factores tales como: el ritmo de aprendizaje, la motivación, el nivel de habilidades cognitivas y conocimientos previos, entre otros factores. Esto implica conocer a cada uno de sus estudiantes y en su contexto donde viven, constituyendo un elemento clave que permite eliminar o minimizar las barreras de participación, acceso y aprendizaje para todos.

Decreto 83 y decreto 67

Actualmente, Chile cuenta con dos decretos que orientan prácticas educativas inclusivas en el sistema escolar (decreto 83/67).

Si bien el decreto 83 dispone de orientaciones en relación a las prácticas y métodos de enseñanza diversificadas a partir del principio de diseño universal de aprendizaje (DUA), y en el decreto 67 contempla criterios de evaluación para el aprendizaje, éstos están lejos de ser la única respuesta a los cambios culturales dentro de las comunidades educativas, por el contrario, la mayoría de las ocasiones generan en los equipos técnicos pedagógicos y en los profesores más interrogantes y múltiples desafíos, en otros casos abiertamente frustración, ¿por qué ocurre esto? Simple, porque los decretos son orientaciones legales, pero en ningún caso son las respuestas didácticas ni metodológica.

Prácticas pedagógicas inclusivas

¿Qué hacer entonces para ir en el camino de prácticas pedagógicas inclusivas?, desde mi opinión, y sin pretender dar una “receta” en cuestión, sugiero primero aceptar que no es posible generar un aula inclusiva sin considerar que es un desafío diario para toda la comunidad y no solo el trabajo de la /el profesor(a) del aula o la/el profesional de apoyo.

Segundo, definir metas pedagógicas ambiciosas pero contextualizadas a la realidad de sus estudiantes. Esto se logra a través de un análisis y evaluación reflexiva permanente, que se debe incorporar como una acción prioritaria en las reuniones técnicas pedagógicas durante el año.

Tercero, para planificar una unidad de contenidos se debe levantar previamente las barreras y facilitadores de cada uno de sus estudiantes. Esto permitirá determinar en qué niveles de habilidades cognitivos y de conocimientos previos se encuentran, lo que facilitará la comprensión de nuevos conocimientos.

Cuarto, diversificar la enseñanza teniendo claro el objetivo de su clase a través de métodos y estrategias que resulten pertinente a las características de sus estudiantes. Es posible que sea distinto incluso para cursos de un mismo nivel.

Quinto, proponer una evaluación de proceso que permitirá generar en sus propios estudiantes la meta cognición y autonomía de su proceso de aprendizaje. Por cierto esto sabemos que toma tiempo, a veces toda la vida.

Finalmente desde mi perspectiva los decretos han venido a dar un positivo impulso al sistema escolar hacia una educación respetuosa de la diversidad, pero claramente insuficiente para cambiar un sistema complejo. Creo que resulta aún más imperioso y fundamental que las propias comunidades crean, velen y transiten a espacios inclusivos, porque sin duda, esa transformación cultural se logra entre las personas que constituimos espacios en colectivo y no por medio de letra impresa.

TALLER “Cómo aplicar el decreto 83 y 67 para un aula inclusiva”.

Te invito al TALLER “Cómo aplicar el decreto 83 y 67 para un aula inclusiva” en Principium Consultores ONLINE.
Fecha: 7 de mayo 2020, desde las 10:00 hrs.
Cupos Limitados y precios asequibles.
Consulta por descuentos a personas e instituciones.
Inscripciones al mail: cursovirtual@principiumconsultores.cl

TALLER “Cómo aplicar el decreto 83 y 67 para un aula inclusiva”
psp César Villegas Gálvez
Magíster en Gestión Educacional
Director Académico Principium Consultores
Compartir esta publicacion